miércoles, 20 de enero de 2010

03.03.09

azúcar desterrada
sin despedidas
voló con alas tristes

el cielo entró de lleno
en su mirada
y la nubló de ausencia

hoy surge sin reparos
con voz profunda
renovando ilusiones

3 comentarios:

Sarah dijo...

Las formas de tus palabras tienen tanta fuerza como la del Sol poniente, artífice inescrupuloso que hace que el cielo se sonroje.
-esta es una forma Nietzschiana-.

Coraline dijo...

Que lindo :)

ana. dijo...

es verdad, la ausencia nubla siempre la mirada